Sitio Web
Search…
Cómo hacer un portfolio profesional -en 6 simples pasos-
Si sos un trabajador freelance, lo que más necesitás, sin dudas, es contar con un impecable portfolio online que te permita distinguirte del resto mostrando lo mejor de tu trabajo. Si no lo tenés armado te será muy complicado hallar y captar nuevos clientes. Una excelente solución consiste en aprender cómo realizar un portfolio que te permita destacarte y mostrar tus atributos diferenciales.
En esta nota te enseñaremos cómo hacerlo en seis pasos muy sencillos.

Primer paso: Registrar un dominio para tu portfolio

Comúnmente, pensar y elegir el nombre para crear tu propia página web suele ser una de las tareas más difíciles. Debés generar y seleccionar nombres únicos, corroborar que se encuentren disponibles para usar, contar con distintas alternativas para tener variantes. No obstante, cuando se trata de crear y armar un sitio de portfolio, el método es mucho más sencillo. Lo que te conviene hacer, es lo siguiente:
  • Crear algunas variantes de tu propio nombre.
  • Usar un buscador de dominios para chequear su disponibilidad.+
  • Priorizar las combinaciones que se encuentren disponibles con los dominios de nivel superior –TLD- .com.

Segundo paso: hallar un proveedor de hosting serio y confiable

Ya que el hosting y el dominio se encuentran relacionados, vas a necesitar imprescindiblemente de ambos para que tu portafolio funcione. Existen diversas clases de hosting web que podés usar como base de tu portfolio. Más allá de eso, nuestra experiencia nos dice y recomienda que la mayoría de los portafolios profesionales encajan mejor en un hosting compartido.

Tercer paso: seleccionar una plataforma para armar tu portfolio

Una gran ventaja que tiene crear un portfolio online es que por lo general no requiere tanta funcionalidad. Basándonos en nuestra experiencia, los portfolios más atractivos se centran en mostrar el trabajo, por lo cual no tiene sentido elegir una plataforma compleja en ese caso.
En casi todas las situaciones, recomendamos usar la plataforma WordPress. Este gestor de contenido –CMS- en particular es único y exclusivo porque es muy adaptable y sencillo de utilizar, incluso si nunca antes creaste un sitio web.

Cuarto paso: Configurar las herramientas indispensables para personalizar tu portfolio

WordPress es sencillamente la alternativa más fácil de utilizar y que, además, brinda diversas soluciones específicas para los sitios de portfolio.
Después de instalar WordPress, deberás atender cuidadosamente tres aspectos para que tu portfolio se destaque y cumpla su objetivo:
  • Un tema de WordPress exclusivo para portfolios.
  • Un plugin de galería que permita mostrar de la mejor manera tus trabajos más destacados.
  • Un formulario de contacto, que también se puede implementar con plugins.

Quinto paso: agregar un formulario para que tus clientes puedan contactarte

Tenés que configurar un plugin de formulario de contacto para que tus visitantes tengan la posibilidad de contactarte de la manera más ágil y sencilla posible. Tené en cuenta que después de todo, ¡ la meta de aprender a realizar y crear un portfolio es ayudarte a hacer crecer tu negocio!
Existen docenas de plugins de WordPress que podés utilizar para crear un formulario de contacto para implementar en tu portafolio digital. No obstante, Contact Form 7 nos parece la opción inmejorable, ya que se integra con una gran cantidad de servicios de terceros y te brinda absoluto control sobre el aspecto de tus formularios.

Sexto y último paso: añadir una breve reseña de biografía

En esta etapa que es la última del proceso, ya deberías contar con una galería y un formulario de contacto, que son determinantes para aprender cómo realizar un portfolio. De todos modos, si tu intención es convencer y persuadir a la gente de que te contrate, no resulta menos importante que les compartas algo de tu vida, algún aspecto que te interese resaltar y dar a conocer. Prestá atención al siguiente ejemplo, observá detenidamente este portafolio, que te recibe desde el inicio con información y detalles pertenecientes al dueño del sitio:
Uno de los pilares fundamentales de las conversiones online es la confianza. Para que alguien decida contratarte, esa persona necesita saber quién sos, conocerte un poco, para poder tener una idea de con quién está tratando, más allá de los trabajos que hayas realizado con éxito y que avalen y le den crédito a tu experiencia.
Lo cual no quiere decir que tengas que incluir tu biografía completa, revelando detalles íntimos de tu vida, como podría ser el nombre de tu primer perro. De hecho, un aspecto clave a tener muy en cuenta es centrarse exclusivamente en la información más relevante que un cliente probablemente quiera saber y conocer antes de adquirir un servicio. La que sigue a continuación es un breve listado de los ítems de la información que recomendamos sumar a tu portfolio:
. Un relato bastante sintético en el que definas quién sos y qué tipo de trabajo realizás. . Un listado con viñetas detallando los servicios que ofrecés. . Una foto de perfil para que todos puedan conocer tu rostro y vean cómo sos.
Sumar información en la que expliques sobre proyectos pasados ​​destacables en los que participaste y antecedentes laborales de otras experiencias vividas. Esto es básicamente todo lo que necesitás para atraer a clientes potenciales.
Si querés ir un paso más allá, podrías pensar en sumar una sección dedicada “Acerca de mí”, pero no es estrictamente indispensable, sólo por si te interesa relatar y compartir otros aspectos de tu vida. En lugar de eso, te recomendamos agregar todo ese tipo de información en la página de inicio y conservar todo ordenado, para que el objetivo de tu portfolio no pierda su rumbo.